La Buganvilla, formada por un pequeño salón, un dormitorio con dos amplias camas y una terraza con vistas a la ciudad y la Sierra. La terraza situada en un extremo del jardín cubierta por una buganvilla posee un carácter íntimo. Los muebles del dormitorio, de estilo imperio, son de caoba.